Nopango, recepción

En esta foto podemos ver a uno de los trabajadores que nos ha ayudado a poner en alto el nombre de la Casa de Piedra como un lugar especial por su atención y servicio. Cuando empezamos este proyecto, no sólo soñábamos con un hostal que ofreciera descanso y placer a los visitantes de la Reserva, sino que esperábamos poder incidir de manera positiva en los habitantes de esta comunidad. Ahora, a 25 años de su adquisición, estamos orgullosos de considerar que este objetivo se ha logrado y no tenemos más que el más profundo respeto y admiración por todos aquellos quienes han trabajado con nosotros.

Fue una buena aventura llegar hasta este bonito lugar, la Casa de Piedra nos recibió con los brazos abiertos, por su gente amable y atenta y con una cordialidad increíble; la comida estuvo muy sabrosa y la vegetación increíble. Gracias por todo y por atendernos a la perfección (Carlos I. Melendez y Norma E. Vega)

El lugar muy bonito, pero el servicio de Mague y Ricardo mejor. Lo disfrutarán mucho. (Miguel Garza Salinas, Monterrey, Nuevo León)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star